lunes, 17 de junio de 2024

Alternativas

Después de las elecciones europeas nuestros políticos han vuelto a ponerse sus gafas de realidad alternativa y repiten los mismos discursos, como si nada hubiera ocurrido. Da igual si hace una semana decían que iban a ganar las elecciones y las han perdido, caso de Pedro Sánchez; o de si asumen la derrota electoral para dimitir y continuar actuando como si no hubieran dimitido, caso de Yolanda Díaz; o de si ganan pero no por tanta distancia como habían previsto, caso de Alberto Núñez Feijóo, al que le crecen los enanos por la extrema derecha. Habrá que pensar en algo diferente para que cientos de miles de votos no vayan a los que parecen hermanos gemelos de “Chucky, el muñeco diabólico”. Los estrategas del PP, a los que parecen gustarles las películas de terror, utilizaron la película “Poltergeist” en 2018 para avisar de los peligros que podría traer Pedro Sánchez, como la niña de la película, señalando la pantalla del televisor: “Ya están aquí”. Pero ahí sigue, y asegura que continuará hasta 2027, aunque me imagino que ya estará pensando en un giro de guion con alguna puesta en escena melodramática para movilizar a los sufridos votantes del PSOE en unas próximas elecciones generales. ¿Se les podría ocurrir alguna propuesta sensata, para variar, que no pase por vender a saldo el Estado o sus instituciones? Los bárbaros hace tiempo que llegaron a Europa, pero no vemos el peligro, porque la idea de gobierno que tienen nuestros dirigentes no pasa por un proyecto español o europeo. Seguimos haciendo la vida de siempre, y a lo sumo exclamamos también un “ya están aquí” cuando vemos las hordas de turistas que nos impiden andar por el casco histórico. Porque subir las cuestas del Albaicín es como subir el Tourmalet, sólo que al final el premio es una cerveza cobrada a 8 euros con, eso sí, vistas a la Alhambra. ¿Nos habremos mudado, sin saberlo, a Nueva York? ¿Viviremos en un universo alternativo? En Granada, como hace 40 años, se sigue hablando de las conexiones ferroviarias. Quizá por eso “Se acabó la fiesta” ha sido el cuarto partido más votado en la provincia, como en el resto de España. “Tu voto es la respuesta”, era el eslogan del PP; “más Europa”, el del PSOE; “nos van a oír”, el de Vox; “así es la vida”, el de Podemos, como si hubieran previsto los resultados. Sin embargo, el porcentaje de participación en España no ha llegado ni al 50%. Sin alternativas reales y democráticas, la fiesta continúa.

IDEAL (La Cerradura), 16/06/2024

lunes, 10 de junio de 2024

Resultados

En el mes de junio vivimos pendientes de los resultados, sobre todo nuestros jóvenes. Exámenes finales, la PEvAU y las elecciones europeas, que quizá determinen el futuro de varias generaciones. En apenas cinco años, la UE ha dejado de ser un remanso de paz, y puede dejar de ser también un bastión de los derechos y libertades en el mundo si permitimos que la extrema derecha vuelva a tomar decisiones sobre nuestras vidas. Si España ha mejorado desde 1986 a 2024, buena parte del mérito se lo debe a la UE, más allá de nuestros dirigentes. Las políticas de desarrollo regional han transformado lo que era un país agotado por la dictadura y en vías de desarrollo, y resulta desalentador la poca perspectiva que tenemos de nuestra historia, que nuestros políticos actuales se empeñan en revivir. Ya nadie se acuerda de las hambrunas de la posguerra, pero ahora lo que tenemos es hambruna intelectual, y sólo hay que oír a nuestros portavoces en el Congreso, si es que alguien los escucha ya. Lo mismo que en España, en Europa falla la solidaridad. El miedo por la inmigración y la situación económica, jaleado por la extrema derecha y los partidos populistas, pueden provocar un cambio político hacia el individualismo y lo fragmentario, que es lo que desean quienes aspiran a su destrucción. Una Europa fuerte en los valores democráticos es la mejor defensa ante la Rusia de Putin o unos Estados Unidos de Donald Trump, y si no es así nos veremos abocados a un suicidio colectivo. El miedo al otro hace que Europa se tambalee, cuando sólo debe tener miedo de sí misma. Dos guerras mundiales y una guerra civil no han sido suficientes al parecer para que aprendamos. Como los estudiantes que se examinan estos días, tememos caer enfermos, no dormir bien, que se nos olvide la respuesta a la última pregunta, la que va a resultar decisiva. Podría ser la respuesta de hoy, cuando introduzcamos nuestro voto en la urna. Si les preguntasen sobre ello a los ciudadanos tal vez contestasen que confían más en las instituciones europeas que en las de su propio país. Sobre todo esos jóvenes que se examinan estos días y que han recorrido el continente gracias al programa Erasmus. Por mucho que nos empeñemos, estas elecciones no son sobre el Gobierno de España. Puestos a votar y visto lo visto, quizá una mayoría del electorado estaría dispuesta a entregar la soberanía a instituciones más altas. Si hay que celebrar los resultados, brindemos por Europa.

IDEAL (La Cerradura), 9/06/2024

lunes, 3 de junio de 2024

Concordia

No sé cuántos de nuestros jóvenes acudirán a los periódicos o a los programas de televisión para informarse, me imagino que pocos, pues si hablamos de medios de comunicación las brechas generacionales son cada vez más grandes. En un contexto bélico, Rusia basa buena parte de su estrategia en la desinformación, y el resurgir de Donald Trump en USA a pesar de sus condenas judiciales demuestra lo permeable que es una parte de la población a los bulos que corren por las redes sociales. Entre la desigualdad económica y la falta de coherencia de nuestros líderes políticos, algunos ciudadanos sienten hostilidad hacia el sistema vigente, y es ahí donde encuentran los votos personajes como Javier Milei en Argentina o Santiago Abascal en España, a los que en realidad les importan poco las instituciones democráticas, por lo que no dudarían en asaltar el Congreso como Trump el Capitolio. Es el harakiri que se está haciendo el partido republicano en aquel país, aun a riesgo de transformar en una pesadilla el sueño americano. Si atacas a las instituciones está claro que no tienes la capacidad para gobernarlas. Aunque hay quien piensa lo mismo de Pedro Sánchez o Alberto Núñez Feijóo, gracias al discurso plano que ambos mantienen sobre los buenos y los malos, incapaces de encontrar un espacio político para el acuerdo, aunque esto sea lo que demandan los ciudadanos. “¡A la mierda!”, ha exclamado en el Congreso Yolanda Díaz, refiriéndose quizá al fango del que tanto habla el presidente del Gobierno, salpicando y salpicándose el vestido. Porque quizá lo de Yolanda Díaz sea un pensamiento general, compartido por muchos ciudadanos que exclamarían lo mismo si les preguntaran por los poderes del Estado que nuestras señorías representan. No debe de ser agradable vivir en esa tensión permanente, peleado con el contrario y con uno mismo. ¿O es sólo teatro? Hasta hace poco hubiera sido inadmisible utilizar un término como el de Yolanda Díaz en el Parlamento o en los medios de comunicación, pero confundidos estos con las redes sociales los filtros desaparecen. Ejercer la política o el periodismo supone precisamente aplicar un filtro profesional, que no tiene que estar necesariamente sesgado por las propias opiniones o las directrices del partido. Esta semana se ha aprobado la Ley de Amnistía en el Congreso de los Diputados. Qué bueno sería que no se aplicase sólo a una parte de nuestra clase política y volviéramos a la concordia. Ni el pasado está muerto ni está el mañana escrito. Así recordaba Adolfo Suárez a Antonio Machado en la Transición.

IDEAL (La Cerradura), 2/06/2024

lunes, 27 de mayo de 2024

Ring

Lo de Pedro Sánchez y Javier Milei resultaría cómico en otras circunstancias, pero es un síntoma de la antipolítica que se nos impone, donde lo caricaturesco se convierte en grotesco. Preocupados por el “trending topic”, a nuestros líderes parecen gustarles las salidas de tono, insultar al contrario, directamente o utilizando el cuerpo diplomático, pues se trata de crear bandos. En este contexto de odio artificial y pensamiento menguante, los disidentes serán los ciudadanos que se atrevan a pensar por sí mismos, y que serán acusados de equidistancia por no enrolarse en ningún partido. Pero son los bandos los que causan los conflictos y las guerras, pues cuando las circunstancias son complejas los demagogos tienden a reducirlo todo a un “conmigo o contra mí”. De hecho, cansada del espectáculo, una parte de la sociedad ha decidido apartarse del juego político, y ni siquiera se molesta en ir a votar. Para reconducir la situación actual habría que empezar por el lenguaje. No se trata de prohibir la libertad de expresión, sino de suspender con nuestro voto a quien insulta o al que con su manera de actuar insulta la inteligencia de los ciudadanos. Las ideas de Javier Milei sobre acabar con las prestaciones sociales revelan un analfabetismo radical, y eso que se trata del presidente de un país, Argentina, que ha dado a dos de los escritores más influyentes de la literatura contemporánea, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. Un país que ha acogido siempre con generosidad a los españoles, la misma con la que en España se ha acogido a los argentinos, pues son naciones hermanas, a pesar de sus dirigentes, situados a la izquierda y a la derecha de un ring que sólo está en su cabeza. Puestos a dar espectáculo, podrían subirse a un ring de verdad, con algunos de sus valedores en las esquinas. Óscar Puente por el lado español, y quizá quiera pasarse Santiago Abascal al lado argentino. Nada de hablar de la mujer de uno o de la afición a las drogas del otro. Mejor decirse a lo Mike Tyson: “Las personas que te cruces cuando subas a la cima te las puedes volver a cruzar cuando bajes al infierno”. Aunque me gusta más Muhammad Ali: “La pelea se gana o pierde muy lejos de los testigos, tras las líneas, en el gimnasio y en la carretera, antes de que baile bajo esas luces”. Aunque apuesto a que Pedro Sánchez y Javier Milei preferirían decirse: “Soy rápido, soy guapo, soy el mejor”. Qué gran ejemplo para ambos países.

IDEAL (La Cerradura), 26/05/2024

lunes, 20 de mayo de 2024

Comunidades

España es como una vieja comunidad de vecinos donde colisionan los antiguos propietarios y los nuevos inquilinos, aunque ni unos ni otros se atrevan a cuestionar o indagar sobre los títulos de propiedad, que suenan a nacionalismo. Mientras tanto, tratan de aprovecharse los pillos: administradores, constructores e inmobiliarias deseosos de cobrar honorarios inexistentes o vender y alquilar los pisos al mejor postor. También algunos presidentes se aprovechan de la situación para prolongar su mandato, pues lo que más les interesa es dirigir la comunidad como les da la gana, sin tener en cuenta los límites de la ley de propiedad horizontal. Se creerán ustedes que estoy hablando del Gobierno de España, de las mayorías en el Congreso de los Diputados y de los resultados de las elecciones en Cataluña, y podría ser verdad. Pero no todas las cosas son como parecen, y quizá usted viva en un edificio construido en los años sesenta que no tiene ni estatutos -¡ay, la Constitución!- y es gobernado aún por empresarios que ya mandaban en la dictadura y la Transición, acostumbrados a celebrar el Corpus en la casetas del ferial agasajando con gambas al poder político, que hay cosas que no cambian. Aunque en las distancias cortas y el trato popular son más expeditivos. Creen siempre tener la razón, lo que digan las normas no les interesa, o sí, aunque como han mentido tantas veces sobre el contenido se creen que su palabra es la ley, como dice la canción. Y van en pareja, como los polis buenos y malos de las películas, solo que uno hace de Vito Corleone y el otro de Luca Brasi. Lo peor son las votaciones en la Junta de propietarios. Porque aunque el presidente gane las elecciones, a veces se impone el independentismo. ¿Tomamos decisiones según el interés general o según lo que quieran uno o dos vecinos? Aprobar unas normas de régimen interno es recomendable en estos casos, o renovar los estatutos ya obsoletos, pero hay a quienes no les interesa tenerlos en cuenta. Hasta aquí hemos llegado, suelen decir. Y amenazan con una dimisión que no se produce, pues se está a gusto al mando, amnésico o amnistiado. Ahora que se acercan las elecciones de esa otra comunidad que es la Unión Europea, ¿pensaremos en convocar además una junta extraordinaria de propietarios? Lo malo es dejar locales y pisos vacíos y no poder contar con los okupas y los abstencionistas, que van camino de superar el 50% del electorado. Las comunidades de vecinos son como el sistema democrático.

IDEAL (La Cerradura), 19/05/2024

lunes, 13 de mayo de 2024

Turismo insostenible

Pese a los problemas de sequía y las restricciones, en la provincia de Málaga van a seguir llenándose las piscinas. La Junta de Andalucía lo ha justificado por el turismo, que aumentará el consumo de agua. Desde luego, pero quizá nuestras administraciones deberían cuantificar el coste en servicios públicos que supone para nuestras ciudades convertirlas en parques temáticos. El debate sobre las necesidades de los vecinos y la transformación de las urbes parece perdido, pero alguien tendrá que pagar el aumento de los servicios de limpieza o seguridad, por no hablar de la sanidad pública, pues sigue existiendo el turismo sanitario. Que haya un impuesto sobre los establecimientos turísticos resulta inevitable, pero deberían limitarse también las licencias a la hostelería y regular el alquiler de los apartamentos. En ciudades como Granada, los estudiantes no encuentran alojamiento, y ya se escuchan demandas para permitir el alquiler de locales como viviendas, porque en algún sitio habrá que meterlos. Dentro de poco se alquilarán zulos. Porque la vivienda digna es para los turistas, aunque se trate de un derecho constitucional. Y es bastante equívoca la imagen que de nuestras ciudades se llevan los turistas, que piensan que estamos todo el día en la calle porque hay cien bares y restaurantes por kilómetro cuadrado. Quizá no se den cuenta de que los bares se han abierto para ellos y que no hay clientes indígenas, que ya no pisan el centro sino es para trabajar. Los fines de semana la ciudad se deja a las hordas bárbaras, que la ocupan sin escrúpulos para admirase a sí mismos. El patrimonio, la arquitectura y la historia son una excusa para hacerse un selfi. Y no es que eso esté mal, salvo porque las ciudades dejan de ser un lugar agradable para vivir y, como en una alegre distopía, los antiguos habitantes, que las habían mantenido con sus tributos, van huyendo o escondiéndose bajo la superficie, para no encontrase con tanto carpanta. En España, donde ya hay casi dos millones de plazas hoteleras, se abre un nuevo hotel cada tres días, pero al mismo tiempo se habla de crisis inmobiliaria. Un país donde algunos políticos alertan contra la inmigración, pero adonde sólo entre los meses de marzo y abril llegaron dieciséis millones de visitantes extranjeros. Pues si esto es turismo sostenible que venga otro turista y lo vea. A fin de cuentas, son los que mandan. Lo peor es que se margine a los ciudadanos y que haya un doble rasero en la limitación del consumo de agua.

IDEAL (La Cerradura), 12/05/2024

lunes, 6 de mayo de 2024

Meditaciones

No creo que haya una noticia más simbólica sobre la historia de España que la profanación en Víznar de una fosa de la Guerra Civil. Según informaba Jorge Pastor en IDEAL esta semana, el motivo fue el robo de una prótesis con dientes de oro de un ejecutado. Hemos removido tanto la memoria histórica que no hay ningún respeto por los muertos. A la calavera le han tenido que arrancar la mandíbula para llevarse unos pedazos de oro, por lo que no se podrá identificar el cadáver. “No solo acabaron con la vida de otros seres humanos de la manera más despiadada, sino que ahora, además, nos impiden saber quiénes son”, denunciaba amargamente la antropóloga Laura Gutiérrez. Eso en una fosa con otras personas asesinadas con las manos atadas a la espalda, entre ellas un niño, al que encontraron un lápiz y una goma de borrar. Es un buen tema para que medite nuestra clase política, empeñada en reescribir el pasado e incluso revivirlo de una manera pueril. En un país donde todavía hay que desenterrar e identificar a las víctimas de una guerra y una dictadura recientes, que los partidos –todos participan- se dediquen a enfangar la vida pública debería ser también un delito de lesa humanidad. O que se ponga en duda la libertad de expresión cuando nuestros políticos abusan de ella insultando nuestra inteligencia. Precisamente, lo que necesitamos es más política y menos comedia. Porque el Palacio de la Moncloa y el Congreso de los Diputados se parecen ya más a una guardería donde se requiere la atención a base de gritos y pataletas. “¡Me voy!”, “¡me quedo!”, clama el presidente de la comunidad de vecinos de “Aquí no hay quien viva”, una de las series más populares de la televisión española. No se puede sembrar discordia en un país donde la policía tiene que investigar la profanación de tumbas de la Guerra Civil y el robo de la dentadura de un esqueleto. Cinco días dan para leer las “Meditaciones” de Marco Aurelio: “Eres un alma que sostiene un cadáver”, o “todo es efímero, lo que recuerda y lo recordado”. Entre tantos asesores, debería de haber al menos uno que les recordara a nuestros presidentes lo que a los emperadores romanos: “Memento mori”. ¿Acaso te impiden ser justo, magnánimo, moderado, prudente, libre de juicios repentinos, leal, reservado, libre? Qué bueno sería tener siempre a un Marco Aurelio cerca. Aprovechemos el tiempo antes de que nos encontremos en una tumba y algún cabrón nos robe los dientes.

IDEAL (La Cerradura), 5/05/2024