domingo, 20 de octubre de 2019

Independencia


Mal van las cosas cuando el Gobierno en funciones tiene que emitir un vídeo en varios idiomas para explicar que España es un Estado democrático. El problema parece ser que en España y en Europa hay demasiada gente que no sabe que la democracia empieza por el cumplimiento de la ley –la Constitución- que la legitima. Y si no te gustan las leyes que hay, intenta cambiarlas. Pero no hace falta quemar contenedores para eso, ni agredir a la policía, ni insultar a nadie en las calles de Granada, donde no debe enseñarse bien la Geografía, pues hay gente que cree vivir en Cataluña. ¡Que vivís en España en el año 2019! Pero claro, en una sociedad donde impera el mito asambleario virtual –no hay mucha diferencia entre insultar en la calle o hacerlo en las redes sociales- esto es difícil de explicar. La peña confunde el derecho a decidir con decidir lo que le da la gana, interrumpir el tráfico, colapsar un aeropuerto, jorobar la vida de miles de personas. Los radicales condenan las sentencias de los mismos jueces que garantizan que ellos puedan manifestarse y convertir las calles en un campo de batalla. Los radicales son “las fuerzas de ocupación”, y la policía es la que tiene que aguantar pacientemente que le escupan, insulten y agredan. En Cataluña, una parte de la clase política está tan confundida que ha pasado de cobrarles un impuesto revolucionario del 3% a los empresarios a chantajear a la gran mayoría de la población, que está ahíta de independentismo. Lo curioso es que el clan Pujol y compañía no utilizaban esta recaudación ilegal para construir un nuevo país, sino para abrirse cuentas en Suiza o radicar la base operativa del catalanismo extorsionador en paraísos fiscales como la isla de San Cristóbal, que lo mismo sería también un buen lugar para radicar una Cataluña independiente, a unos cuantos miles de kilómetros de la península Ibérica. Eso sí que constituiría un Tsunami Democràtic en el mar Caribe. Pero se trata de una confusión contagiosa, como demostraban los manifestantes esta semana en plena Gran vía, con consignas como: “El pueblo trabajador andaluz por el derecho a decidir” o “Las calles siempre serán nuestras”. En vez de mandar a la policía, habría que haber enviado a la recaudación municipal para cobrarles una tasa por aprovechamiento particular del dominio público. Y acompañados por unos cuantos profesores de Geografía e Historia. La verdadera independencia empieza por la educación. Derecho y Constitución debería ser una asignatura obligatoria en las aulas de toda España.
IDEAL, 20/10/2019

domingo, 13 de octubre de 2019

El bucle electoral


Si las divinidades del siglo XIX fueron la Minería, la Industria, el Transporte, el Comercio y el Capital, hoy lo son Google, Facebook, Twitter e Instagram. La gente se adora a sí misma a través de estos altares virtuales, y resulta curioso seguir las evoluciones de los candidatos a las elecciones en sus perfiles sociales, gestionados por asesores de imagen que hablan de levantar muros, desenterrar a muertos, quemar iglesias y todos los disparates por los que murieron sus predecesores. Un tiempo de mentalidad débil que no mira al futuro, sino al pasado. Nuestros políticos sólo aspiran a formar gobierno, porque carecen de proyectos y de credibilidad. El tiempo cronológico parece detenerse mientras el tiempo atmosférico se precipita hacia un verano perpetuo, con estaciones propias de los países ecuatoriales, donde los veranos se confunden con los inviernos, salpicados de lluvias torrenciales. Los días y los meses pasan, pero nada sucede en un país que se detuvo hace cuatro años. ¿Y si los gurús electorales vaticinaron una victoria imposible? Aunque esperan los mismos resultados que en las últimas elecciones, los candidatos prometen ahora las alianzas que entonces despreciaron, los pactos que antes les resultaban inasumibles con unos rivales odiosos, sólo porque los sondeos no les son ya favorables. Papeletas para sostener a veletas políticas, sin una idea personal, de partido o de país. ¿Hasta cuándo estaremos dispuestos a votar? Al sistema le sobran elecciones y le falta democracia. ¿Cuántas decisiones responden a una necesidad social y no a una expectativa electoral? Pedro Sánchez promete vincular la subida de las pensiones al IPC, pero la realidad es que ha sido incapaz de aprobar unos presupuestos, y sólo ha logrado prorrogar los de Mariano Rajoy, a quien desalojó de la Moncloa con una moción de censura. Y ahora el PP y Ciudadanos hablan de pactos nacionales, aunque antes hayan impedido formar gobierno. ¿Cómo escapar de esta maldición reiterativa que nos entontece? Pues quizá yendo a votar, aunque el tiempo político no coincida con el tiempo social. Vivimos enredados entre perfiles y cálculos fantásticos. ¿Aguantará el planeta tantas indecisiones? En un futuro catastrófico, veo con el ojo de Tezanos a un viejecito encorvado y sin dientes, gritando: “¡Hicieron falta veinte elecciones!” Y después el abuelo cuenta una historia repetida cientos de veces, con guerras y dictaduras, transiciones y democracias. “Lo hicimos porque no sabíamos que era imposible”, consigue decir por fin antes de que un golpe de viento disipe las cenizas de su elegante figura. Lo que no sé es si se llamaba Pedro Sánchez.
IDEAL, 13/10/2019

lunes, 7 de octubre de 2019

Granaínos en Nueva York


Da bastante grima comprobar cómo la ficción de los chascarrillos de cafetería es superada por la realidad política. O quizá sea que la política es efectivamente como se cuenta en las cafeterías. Y lo que se cuenta es que el alcalde del Ayuntamiento de Granada, el presidente de la Diputación, otros políticos, empresarios y hasta casi 80 personas se han ido de excursión a Nueva York. Parece el argumento de una película de José Luis López Vázquez y Alfredo Landa en el franquismo, “Préstame unas vacaciones”, o “Viaje a lo granaíno”; aunque en pleno siglo XXI, en la misma semana en que Trump se dedica a poner aranceles que perjudicarán las exportaciones de los agricultores de la provincia. Pero es que claro, el 30% del viaje lo financia la Cámara de Comercio y el 70% los fondos europeos, que deben de estar para el desarrollo local, regional y turístico de la pandilla. ¿Cuántos millones de euros en contratos con empresarios norteamericanos se van a traer de vuelta? Me imagino que alguno pensó que iba a cruzarse por la calle con Donald Trump y que iba a lanzarlo al estrellato, aunque terminara cantando la canción de Los Rebeldes: “Maldita sea la hora en la que se me ocurrió abandonar mi casa por una ilusión… Hace más de un año que busco la ocasión y aquí soy tan solo un español en Nueva York”. Y los coros: “Un granaíno en Nueva York… Oh, oh, oh”. Y la canción termina: “Me echaron a patadas del Harlem español”. Y todo con unas nuevas elecciones y una crisis económica de fondo. En una sociedad felizmente amnésica y que puede irse al garete, nuestros responsables públicos parecen más preocupados por aprovechar sus prebendas antes de que por pacto o resultados electorales puedan perderlas. “¡Aprovecha, que ya se las apañarán los que vengan!” Por eso van engordando las deudas municipales, adelgazando la Seguridad Social, o esquilmando el planeta. Si tus caprichos tienen que pagarlos los ciudadanos o tus hijos es secundario, porque hay que ir a Nueva York, oh, oh, oh. “En Nueva York, oh, oh, oh, en Nueva York, un granaíno en Nueva York”. Quizá aprendan algo de la ciudad del pecado, que según Ambrose Bierce debería reprobar todo diablo. También decía que Wall Street es una guarida de ladrones que sirve de consuelo a los ladrones fracasados. Pero esto era un chascarrillo que el bueno de Ambrose contaba mientras se tomaba un café. Y los chascarrillos, ya se sabe, nada tienen que ver con la realidad.
IDEAL, 6/10/2019

domingo, 29 de septiembre de 2019

Apocalipsis


Mientras Donald Trump se entretiene con los juegos de guerra, el planeta se va al garete, el sueño de cualquier adolescente, como el presidente de USA. “Joder, si el mundo va a acabarse, ¿para qué voy a estudiar?” Y, sin embargo, es otra adolescente, Greta Thunberg (que tiene la edad que aparenta, aunque sea más madura que Trump), la que está liderando la lucha por el cambio climático. Es comprensible, pues la política nacional y mundial sufre también una infantilización crónica, por lo que nuestros adolescentes son ya más adultos que sus progenitores. De hecho, suelen ser más cultos, responsables y conscientes de los problemas del mundo en que viven. Sus mayores viven en el pasado o en la inopia, como Trump o Jair Bolsonaro, que niegan una realidad que se torna catastrófica, con mares ácidos y sin recursos, sequías y hambrunas, y donde va a tener que emigrar al menos el diez por ciento de la población mundial que vive en la costa, por la subida del nivel del mar. Lo han advertido esta semana en la ONU los científicos miembros del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC). Y es que los adolescentes piensan en el futuro y los adultos sólo en el presente, que se les escapa como el agua entre los dedos, y por eso son incapaces de privarse de nada: coches nuevos, móviles de última generación, ordenadores y robots diversos, hasta aviones para ir de vacaciones o a algún concierto, si es que eres el presidente del Gobierno español, además de un inmaduro de libro. ¿Y por qué tenemos que pagar las consecuencias de tanta estupidez?, piensan Greta Thunberg y el resto de los líderes que además de los problemas del mundo tienen que combatir el acné. “Mi mensaje es que vamos a estar vigilándoles”, les ha dicho Greta a los jefes de Estado y de Gobierno. “¿Cómo os atrevéis a mirar para otro lado?”, les ha espetado llorando mientras estos se revolvían incómodos en sus asientos. “Y aun así nos pedís esperanza a los jóvenes, mientras los ecosistemas y miles de personas se están muriendo. Estamos en el comienzo de una extinción masiva y sólo habláis de dinero y cuentos de hadas”. Pues así es, Greta. Los supuestos adultos no hablan de otra cosa. Y si te vinieras unos días a España, te darías cuenta de que el sistema colapsó hace tiempo. En Granada, sin ir más lejos, donde siguiendo la aritmética del 2+2, suspenderías matemáticas. Una existencia casposa, ignorante, asfixiante y cutre, Greta. A eso le llaman madurez.
IDEAL, 29/09/2019

domingo, 22 de septiembre de 2019

Ludópatas


Hay personas adictas al juego que terminan incapacitadas judicialmente por no saber gestionar sus recursos. A algunos políticos y otros diletantes les ocurre lo mismo, pues no saben vivir sin el aplauso ajeno. Gestionan su imagen pública como si se tratara de un fondo de pensiones o una SICAV, donde los “me gusta” de sus seguidores contribuyen a que suba o baje su cotización social. Se les nota en la pose, en la cara de foto, con gafas o sin gafas, pensativos o despiadados, tocándose la sien con el dedo o metiéndolo hasta el éxtasis en alguna parte que no vemos, en aviones y barcos, motocicletas y todoterrenos, en lugares sofisticados o exóticos. Naturales no parecen, como tampoco lo es tener que ir a votar para elegir presidente del gobierno tantas veces como el cántaro que va a la fuente y se rompe, no, ¡estalla! Yo votaré en blanco, como en la novela de Saramago, y pondría algún apelativo en la papeleta si no fueran a declarar el voto nulo. “Las elecciones las carga el diablo”, ha dicho tópicamente Pablo Casado; pero yo creo, como Raúl del Pozo, que cada uno es su propio satanás cuando va a votar. Si es que va. Porque las elecciones las cargan los políticos incompetentes, que deberían pagarlas de su bolsillo. O al menos habría que penalizar a los partidos políticos, para que no recibieran subvenciones públicas. El deber constitucional que tienen los ciudadanos de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos no justifica tener que sostener los vicios de algunos. Después de una pulsión, el poder puede convertirse en un vicio, y quien lo ejerce torticeramente debería ser condenado. Quien clama por la igualdad y el progreso cuando la igualdad sólo la reconoce en sus amigos y el progreso en la ascensión personal quién sabe adónde. Herederos de Marisol, estos ludópatas han convertido España en una tómbola, y quieren que vayamos a jugar otra vez al bingo, a ver si a la cuarta acertamos con nuestro cartón, que está relleno de aburrimiento. Sin embargo, las redes sociales, cazadoras de brujas, no ponen el mismo ímpetu en condenarlos como a aquellos que se visten de Aladino. Será porque las plataformas también están disfrazadas de sí mismas: un gran holograma dibujado con algoritmos. Si la imagen fuera reconocible, tal vez sea la de Donald Trump, que juega con la política como si quisiera provocar la tercera guerra mundial. Quizá, lo que no sepa, es que en realidad juega a la ruleta rusa. A votar.
IDEAL (22/09/2019)

domingo, 15 de septiembre de 2019

Sociedad


Con gobierno y sin gobierno, con temporal o sin temporal, Nayim no pierde la sonrisa. No sé si sabe que forma parte de las estadísticas sobre los extranjeros que hay en España o sobre los inmigrantes que hacen falta para mantener la Seguridad Social, pero no creo que le importe. A él le importa ir a recoger la mercancía todos los días al amanecer, atender a sus clientes –sobre todo mujeres, a las que trata como si fueran de la familia- y ofrecerle a todo el mundo una sonrisa. Es algo mucho más complicado de lo que parece, pues Nayim tendrá los mismos problemas que el resto, pero jamás se los notarás, en su tienda hay una barrera contra la desgracia y el desánimo. De hecho, cuando tú sales de ella ves el mundo de otra forma, y también te importa un pimiento si cambiará el tiempo o se convocarán nuevas elecciones, pues recuerdas que la vida está construida con esas pequeñas tareas cotidianas que puedes realizar con amor, satisfecho simplemente por trabajar y estar vivo. Aunque quizá para eso debas de tener a algún familiar o algún amigo que haya muerto en la frontera tratando de buscarse la vida como Nayim, que tan solo con su actitud y su trabajo hace que la sociedad sea mejor y más justa. ¿Te va a engañar alguien así? ¿Se va a aprovechar de tu esfuerzo en su propio beneficio, como es la regla común en España en los puestos directivos empresariales, institucionales o políticos? Qué maravilloso alcalde sería Nayim. No creo que perdiera tiempo en fotos o en recabar el favor de su partido. Por fortuna, la sociedad está llena de gente como él, llámense Luisa, Chang o Mohamed, cuya mayor preocupación es trabajar honradamente todos los días. Resulta una obviedad, ¿pero podemos decir algo tan simple de nuestros cargos públicos? Si uno atiende a la información política, NO. Así que nos estaremos equivocando en algo. Si ya no duelen el tiempo y el dinero público malgastados, si ya no se muestra la más mínima vergüenza por aprovecharse de los cargos en el propio beneficio, por consentir por acción y omisión la corrupción institucional o política, de nada ha servido el sacrificio de tantas personas en la transición ni la memoria de tantos muertos en la Guerra Civil que aún aguardan en las cunetas a que se recupere su nombre. Y quizá tengamos lo que nos merecemos. Salvo por personas como Nayim, que nos recuerdan quiénes somos. A pesar del gobierno.
IDEAL, 15/09/2019

domingo, 8 de septiembre de 2019

Publicidad engañosa


Si al Gobierno de España no le preocupa el gasto extra que supone la convocatoria de unas nuevas elecciones, a las comunidades autónomas tampoco les importa los ingentes recursos que invierten para diferenciarse en la educación, por ejemplo, donde los libros de texto que compran este mes con esfuerzo las familias se han convertido en una crónica del disparate. Así, en Andalucía se ha recomendado a los editores que la Geometría se explique con referencias a la Alhambra; en Cataluña, se enseña Historia negando la existencia de los Reyes Católicos; en Canarias, se explica Geografía obviando los ríos, ya que no hay en las islas, y en Valencia se enseña Lengua obviando a Lázaro Carreter, porque al hombre se le ocurrió decir que el valenciano es un dialecto del catalán. Lo han denunciado esta semana los editores españoles, que claman contra las 17 comunidades autónomas y las 1.700 normas jurídicas que estas han dictado –decretos, órdenes, circulares- para que se elaboren los libros de texto o, lo que es lo mismo, para crear una cultura inexistente. Como se ve que la gente lee poco, lo importante es definirse en lo poco que lee, ya se trate de textos impresos en papel o en las redes sociales. De este modo, para explicar el caos de la política española se ha puesto de moda la expresión “el relato”, que equivale a una expresión del marketing, el “storytelling”, que consiste en contar una historia personal para llegar a la audiencia. Es lo que hace el PSOE con sus 370 propuestas de pacto, que son 370 mentiras, porque lo que está planteando es un programa electoral. ¿Y cuál es el relato de las comunidades autónomas? Pues construir una identidad mítica para marear a la gente. Con ese planteamiento, no es de extrañar que los niveles educativos estén bajo mínimos y que nuestros adolescentes tengan una idea tan vaga del país en que viven, aunque algunos todavía lo sigan llamando España. Pero hay quien habla de Sánchezlandia, Riveralandia, Iglesiaslandia o Casadolandia; incluso hay una Abascalandia enterrada en el Valle de los Caídos. ¿Cuánto les costará a los españoles tanta publicidad engañosa? Definida como aquella que, por cualquier medio, incluida su forma de presentación, puede inducir a error a sus destinatarios o modificar su comportamiento económico, nuestros políticos no se dedican a otra cosa. Por eso nos tratan como consumidores de anuncios y no como ciudadanos. No hacen política, sino que idean nuevos productos. Su idea de la democracia es un mercado de votos.
IDEAL (La Cerradura), 8/09/2019