domingo, 19 de agosto de 2018

Espejismos


La ciudad se ha convertido esta semana en un desierto urbano, en el que si te encontrabas a un conocido se trataba de un espejismo, un fantasma del pasado que desaparecía al saludarlo. No sabías si gritar de alegría o de espanto cuando subías a un autobús entero para ti, cuando te tomabas una caña en una barra despejada, atendido por un camarero de cara blanca y sudorosa. ¡Estamos solos! La exclamación corría por las calles con la brisa tórrida, aunque era una contradicción en los términos. Éramos más de uno. Dos, cien, quién sabe. Criaturas solitarias que prescindían del veraneo y se empeñaban en hacer la misma vida de siempre, ajena a playas y cremas nauseabundas, programas de reposición, tertulias con tufo a gamba. Hay quien confunde el verano con el veraneo, pero existen también esos seres que viven a la sombra y no tienen que enfrentarse a los peligros de las medusas o los acantilados de la sierra, sino a los secuestradores telefónicos que siempre llaman a la hora de la siesta, a los pesimistas culturales que no descansan ni en agosto (veraneen o no) y te avisan del perenne colapso de la civilización occidental, a las películas fascistoides de las sobremesas, a esos familiares que se empeñan en que abandones el amor del aire acondicionado para que acudas a una terraza bochornosa, al terrorismo de la gente que no se lava ni con cuarenta grados y convierte el supermercado en una cámara de gas o a los contenidos infrahumanos del algunos medios que confunden la estupidez con el descanso y que ofrecen titulares como: “¿Cuánto tiempo tarda en salirle un diente nuevo a un tiburón?” Y todo, quizá, porque uno puede ir al cine para no ver “Megalodón” (¿quién vería esa película?) y descubrir que dispone de asientos libres entre la fila uno y la veintitrés, pues salvo el operador y tú no hay nadie más en la sala. ¡Aleluya! Luego están los que no pueden descansar y viven la realidad del mundo. Los que tienen que pensar en qué parte del puerto de Motril deberá construirse una carpa para acoger a los cientos de inmigrantes que han llegado este verano a nuestras costas, los que saben del milagro que pueden hacer una manta, un poco de pan y algunos medicamentos o los que han tenido que atender en el puente de la Asunción más de un millar de emergencias en Granada. ¿Emergencias? La bendición del sopor en una tarde de agosto es algo incomparable.
IDEAL (La Cerradura), 19/08/2018

domingo, 5 de agosto de 2018

Máquinas


Quizá no sean Uber y Cabify la mayor amenaza del sector del taxi y del transporte público. En lontananza aparecen robots y programas informáticos que pueden traer seguridad y racionalidad. Como esa cabeza de taxista que salía en la película “Desafío total” y que no dejaba de sonreír ni cuando el vehículo saltaba por los aires. Porque, en verano, el transporte público se convierte en una bomba de relojería. Y los mismos ciudadanos que se solidarizan con los trabajadores de las compañías aéreas o con los autónomos sobre ruedas, ven cómo las vacaciones que han planeado y para las que han ahorrado durante todo el año pueden quedarse en el aire o en tierra. Depende de si puedes coger el avión o de si habrá algún vehículo para llevarte al aeropuerto. Las compañías aéreas aplican condiciones abusivas a los pasajeros y algunos taxistas abusan de la buena voluntad de los clientes, pero aun así seguimos reservando vuelos y taxis, aunque sean cada vez más las personas que buscan alternativas en las aplicaciones móviles o en las empresas que ofrecen sus servicios “on line”. Pero si los vehículos son conducidos por ordenadores en vez de por seres humanos torpes e impulsivos, quizá nos ahorremos los adelantamientos por la izquierda, las maniobras agresivas, a demasiado tonto que se te pega como una lapa en la carretera o al que ves gritando mudamente a través del parabrisas; y, sin duda, muchos accidentes de tráfico. Incluso nos ahorraremos comentarios machistas del tipo: “Mujer tenías que ser”; porque los ordenadores, que yo sepa, no tienen sexo. Las máquinas quizá salven millones de vidas y acaben con las huelgas. Ahora que hemos descubierto agua en Marte, viajaremos por fin al Planeta Rojo en una nave al mando de HAL 9000, y lo mejor de todo es que, dada la inutilidad de la mano de obra humana, tendrá que haber una renta básica y serán las máquinas las que paguen el IRPF. ¿Que no? Si uno observa el comportamiento social, el mejor amigo del ser humano es ahora el móvil, que no el perro, al que dentro de poco también le comprarán uno para que pueda comunicarse con su dueño. Ya hay mucha gente incapaz de vivir sin la ayuda de su teléfono, y de ahí hay un paso a que sea el teléfono el que viva y se independice de la voluntad de su dueño. ¿Cuántas veces, mientras leía esta columna, ha atendido la llamada de su máquina? Lo mismo le estaba pidiendo unas vacaciones.
IDEAL (La Cerradura), 5/08/2018

domingo, 29 de julio de 2018

Legión


Vivimos en una sociedad en la que, más que la calidad de los servicios públicos, importa a quiénes se les preste. Todas las semanas leemos sobre los problemas de acogimiento de los migrantes que llegan a nuestras costas, pero también sobre los protocolos y las medidas legislativas que deben tomar las Administraciones públicas para proteger al personal sanitario, que sufre agresiones verbales y físicas, algo que, lamentablemente, se ha vuelto habitual en consultas y hospitales. Agresiones de personas que, lejos de agradecer estos servicios, los exigen, aunque luego no utilicen la misma energía para pagar los impuestos con que costearlos. Como esa chica que acude con su padre a hacerse un análisis de sangre y no respeta la cola. Que se queja a gritos de que no ha desayunado, y que cuando una mujer de sesenta años le contesta que en la misma situación se encuentran los demás, le espeta que a ella no le supondrá ningún problema con lo gorda que está. El padre, lejos de reprender a su hija, le ríe la gracia, y en estos momentos el consultorio se convierte en un campo de batalla verbal. Los conserjes y las enfermeras tratan de calmar al padre y a la hija, y para mi sorpresa sólo lo consiguen permitiendo que se cuelen. Todo para no oírlos. Gente descerebrada que, sin embargo, presume de educación, y que suele ser la misma que se indigna por la llegada de migrantes, temerosos de que les quiten ese nivel de vida que en el fondo desprecian. La UE ha ofrecido a los países dispuestos a acogerlos un tanto de 3.000 euros por migrante, que salen a una media de 35 euros por kilo de carne fresca. Países que, como España, tendrán que construir más centros de acogida, que se alternarán con las urbanizaciones de veraneantes en nuestras playas. Menuda distopía. Algunos periódicos nos alertan de que hay unos 40.000 subsaharianos esperando en Marruecos para asaltar nuestras fronteras, y ante el ataque violento de 600 jóvenes africanos a la valla de Ceuta hay columnistas que acusan al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de provocar un efecto llamada. ¿Cómo contener la ola migratoria? Veinte policías sufrieron heridas por el uso de lanzallamas caseros, cal viva y cócteles molotov. ¿No debería expulsarse a quienes utilizan la violencia? “Bienvenidos a vuestra casa”, les dijo el presidente a los inmigrantes del buque Aquarius. Pero, si después de Benicasim, se da una vuelta por Ceuta y Melilla, lo mismo terminamos viendo a Pedro Sánchez vestido de legionario.
IDEAL (La Cerradura), 29/07/2018

domingo, 22 de julio de 2018

Alienados


Si uno atiende a los testimonios de los vecinos del Realejo, algunos okupas son capaces no sólo de transgredir las leyes penales, sino también las de la física. Porque el edificio del antiguo Hotel Colombia, en el Carril de San Cecilio, tiene las ventanas tapiadas con ladrillo, las puertas cerradas con candados y planchas metálicas, pero se trata de una casa tomada por seres capaces de introducirse por un único punto débil: un agujero cuadrangular sobre la acera. Lo que sería quizá un desagüe o un ventanuco para la ventilación se ha convertido en la puerta improvisada por la que los últimos inquilinos del edificio deben arrastrarse para entrar. Y ahora viven encerrados en una fortaleza. Hay personas empeñadas en convertir las ciudades en un espacio inhóspito. Renuncian a las normas sociales y se sitúan tan al margen que llegan a transformarse en reptiles, o en fantasmas que ululan en antiguos edificios. Su rastro es reconocible en cualquier barrio, pues aprovechan cualquier grieta para vivir en un mundo paralelo que, sin embargo, también se encuentra en éste. Pero no son Morlocks o vampiros que se oculten de la luz del día, sino que de día y de noche vegetan en una vida parásita que se ampara en las injusticias sociales para vivir a costa de los demás. Personalmente, estoy harto del discurso catastrofista de algunos colectivos que no están en la realidad, y que simplemente han renunciado a la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso, que es como define Steven Pinker la Ilustración en un ensayo que debería ser una lectura obligatoria: “En defensa de la Ilustración” (Paidós). Porque la realidad es que vivimos en sociedades con los mejores índices de calidad de vida de la historia, aunque sin duda sigan existiendo desigualdades lacerantes, como las que llevan a miles de migrantes a viajar a nuestras costas. Pero qué gran diferencia hay entre el que nace en la pobreza y se juega la vida en busca de un futuro mejor, y aquel que, teniendo todas las posibilidades para llevar una vida plena, decide vivir en los márgenes de ella. En un mundo feliz orwelliano de terrorismo, drones, capitalismo, bandas, neoliberalismo, tráfico, refugiados, desigualdad, abusos y delitos de odio que, sin embargo, sólo le sirve para justificar su propia pobreza. Y es que, como dice Pinker, la modernidad no ha conseguido que la vida sea demasiado dura y peligrosa, sino demasiado agradable y segura. Y por eso hay quien prefiere renunciar a ella. Ésa es la verdadera alienación.
IDEAL (La Cerradura), 22/07/2018

domingo, 15 de julio de 2018

El último prófugo


La noticia más comentada esta semana ha sido el fichaje de CR7 por la Juventus de Turín, aunque casi nadie cuenta que el futbolista ha huido de España después de no declarar a Hacienda más de treinta millones de euros. Total, si eso es lo que va a cobrar por temporada en Italia, país que ha reformado su legislación fiscal para atraer a grandes fortunas –que tributarán por una cuota de fija de 100.000 euros independientemente de los rendimientos que obtengan en el extranjero-, y donde sólo los trabajadores de la FIAT han mostrado algo de dignidad, declarándose en huelga. Porque la familia Agnelli tiene el 29% de las acciones de la FIAT y el 63% de la Juventus, pero mientras ficha al futbolista portugués obliga a los trabajadores de la fábrica de coches a que se aprieten el cinturón. “¿Es normal que una persona gane millones mientras que miles de familias no llegan a fin de mes?”, se preguntan. “La empresa debería invertir en modelos de automóviles y no en futbolistas”. No sé. Para el caso, hablamos de un futbolista con un motor de 34 años, y que ha corrido revolucionado los últimos nueve en el Real Madrid, que lo ha amortizado mejor que a un automóvil de alta gama. ¿No deberían fabricar los trabajadores de la FIAT a un nuevo Cristiano Ronaldo? Un replicante modelo CR7 que marque goles y grite: “¡Sííí!” No debe de ser tan difícil. Aunque más complicado fue el entramado societario que montó el futbolista de carne y hueso para no tributar por el IRPF. Concretamente, las cuotas que, según la fiscalía, dejó de ingresar el jugador portugués por este impuesto (las cantidades no declaradas eran mucho mayores) fueron de 1.393.906 euros en 2011, de 1.665.304 en 2012, 3.201.266 en 2013 y de 8.508.419 en 2014. Así, CR7 habría cometido un delito fiscal en 2011 y otros tres delitos fiscales agravados en 2012, 2013 y 2014 al superar las cuotas dejadas de ingresar los 600.000 euros. Y es que, jugando al fútbol, se puede aprender Derecho Financiero y Tributario. Pero también Derecho Penal, porque cada delito lleva aparejado una pena de uno a dos años de prisión, lo que sumarían unos siete años, por lo que el futbolista ha propuesto aceptar una pena de dos años y pagar una multa de casi veinte millones de euros, en vez de los treinta que reclamaba la abogacía del Estado. ¡Peccata minuta! Lo mismo tendría que jugarse en el patio de la cárcel la próxima final de la Champions.
IDEAL (La Cerradura), 15/07/2018

domingo, 8 de julio de 2018

Estrecho


Esta semana he viajado entre Motril y Melilla, en plena “Operación Paso del Estrecho”; y la verdad es que todo ha resultado “estrechante”, desde la espera de una hora para la salida con retraso del  ferry, hasta el viaje en el propio barco de la Compañía Naviera Armas, demasiado pequeño para los viajeros y sus familias, que en una especie de competición buscan el mejor sitio para acomodarse, cuando no tumbarse, pues actualmente el trayecto de 92 millas náuticas entre la península y el continente africano no puede hacerse en menos de –con suerte- seis horas. Los prejuicios sobre la inmigración deben de haber influido en la empresa naviera, que trata a los pasajeros como si fueran de tercera. Probablemente será mejor –y más rentable- viajar entre las islas Baleares o entre las islas Canarias, pero que yo sepa Melilla sigue siendo una ciudad española, donde las leyes y los servicios públicos que se prestan en el resto del país deberían ser exactamente los mismos. Sin embargo, el panorama autonómico y provincial español es en este sentido catastrófico. La descentralización de los servicios públicos no ha contribuido a mejorarlos ni al bienestar de los ciudadanos, sino a una competición sobre la privatización y el abaratamiento de dichos servicios, aunque al mismo tiempo las comunidades y corporaciones locales no dejen de pedir mayores recursos. Esta semana hemos leído que el ministerio de Hacienda pretende ceder a los ayuntamientos las competencias para los servicios de dependencia. ¿Se ha pensado antes cómo van a financiar los municipios esta prestación social? Porque la cesión de las competencias en educación o sanidad a las comunidades autónomas, por ejemplo, no ha mejorado la prestación de estos servicios en la totalidad del territorio español, sino que, muy al contrario, ha generado situaciones de desigualdad despendiendo de la comunidad de que se trate, como también desigualdades fiscales en los tributos cedidos para poder financiarlos. ¿Y qué decir de la educación? Si la educación siguiera siendo una competencia estatal nos habríamos ahorrado el problema catalán, donde, hace diez años, sólo una parte residual de la población aspiraba a la independencia. ¿Y el País Vasco, donde desde las instituciones se ha llegado a apoyar a ETA? Tenemos una extraña idea de lo que es el progreso. Y quizá deberíamos cruzar más el Estrecho para darnos cuenta, en un viaje de ida y vuelta. Porque nuestras sociedades serán sin duda multiculturales y multirraciales, pero únicamente tan pobres como nos empeñemos en que lo sean. Y la marginación sólo genera pobreza.
IDEAL (La Cerradura), 8/07/2018

domingo, 1 de julio de 2018

Pensamiento pantalla


Vivimos en una sociedad que se traga todo con los ojos cerrados. Salvo excepciones, apenas existe una reflexión sobre los sucesos que, por el mero hecho de ser noticiosos –y por muy condenables que sean- hay a quien le parecen dignos de emulación. Después de las manifestaciones en las calles por la puesta en libertad de los miembros de La Manada, la policía ha detenido por violación de una menor en Gran Canaria a otros cinco animales que no han dudado en llamarse La Nueva Manada, término que gritaban eufóricos en la misma comisaría donde eran interrogados. ¿Qué sociedad estamos creando? Para algunos la realidad es un videojuego donde no hay noción del bien y del mal, y quizá contribuya a esta confusión general el tratamiento sensacionalista que las televisiones públicas y privadas les dan a estos delitos. ¿Le importan a la opinión pública las declaraciones de un violador? ¿Tienen los periodistas que esperar o perseguir a los criminales a la puerta de su casa o del juzgado? ¿Son estrellas de cine? ¿Tienen algo que aportar? De los condenados o puestos en libertad por decisiones judiciales los medios de comunicación deberían decir poco, y no contarnos su vida y sus costumbres, que no nos interesan. Pero al parecer hay a quien sí le interesan, y entonces da igual si se trata de personas condenadas por la sociedad o por el poder judicial, sino de si salen en los medios de comunicación o en las redes sociales, y que según el pensamiento débil se han convertido en famosos cuyo comportamiento hay que imitar. Porque lo que importa es aparecer en una pantalla a cualquier precio, y por eso las jaurías han grabado las violaciones y las vejaciones y las han compartido, como hacen muchos adolescentes españoles, que graban los abusos que comenten en el colegio o en el instituto, porque es un comportamiento que han aprendido bien, como otros adolescentes norteamericanos convertidos en asesinos y deseosos de inmortalizarse después de asesinar a sus compañeros. ¿Exagero? Cuando uno camina por la calle, lo raro ya es encontrarse con alguien que mire por dónde va. Porque la mayoría va mirando la pantalla del móvil, leyendo, supongo, el mensaje que no puede esperar, la imagen asombrosa y el vídeo divertidísimo, el selfi que te diga quién eres. El comportamiento social, como el pensamiento, se ha vuelto plano y digital. Estamos sustituyendo la razón y los sentimientos por simples emoticonos. Pero hasta los emoticonos pueden convertirse en meras muecas, cuando no en calaveras.
IDEAL (La Cerradura), 1/07/2018