domingo, 16 de junio de 2019

La ventana


Acabadas las negociaciones por la alcaldía, el hombre miraba por la ventana de su casa. De hecho, ahora sólo miraba por la ventana. Porque llevaba demasiado tiempo sin prestar atención a las cosas. Era casi un reto. Asomarse y fijarse en lo que hacía la gente. Españoles. Cristianos. Musulmanes. Judíos. Conductores que paseaban en todoterrenos por una ciudad pequeña. “Menas” (Menores Extranjeros No Acompañados) que hacían su ronda habitual por los contenedores de basura. Nadie sabía a ciencia cierta de dónde salían tantos “menas”. O bien sus padres los dejaban en la frontera o bien ellos dejaban a sus padres para cruzar una, dos, tres, cuatro, quién sabe cuántas fronteras. Para el caso, él podía verlos sentados ante la puerta de los supermercados durante el día y, por la noche, durmiendo sobre cartones tirados en mitad de la calle; a veces, en el portal de su propia casa. Eso era lo que él veía, y lo demás –la campaña electoral, las traiciones de sus compañeros de partido, todas las mentiras- podía muy bien olvidarlo. La vista no cambiaba al menos hasta las nueve o las diez de la noche, cuando todo el mundo se encerraba en su casa. Menos los “mena”, claro, y los vagabundos que vivían junto a los contenedores. Durante la jornada –también ellos cumplían su horario-, metían palos largos para sacar las botellas de plástico una a una, las ataban por el asa con cuerdas hasta formar lo que parecía sobre sus espaldas la casa transparente de un caracol, pero la verdad es que su casa estaba en los propios contenedores, a su abrigo o incluso en el interior. El hombre lo sabía porque una noche le había sido devuelta una bolsa de basura junto a una maldición. Como una cámara oculta que graba cómo alguien se esconde en un contenedor y que en realidad no tiene ninguna gracia. Pero los ojos del hombre asomado a la ventana eran su propia cámara. Creía haber visto muchas cosas en su vida, y haber memorizado unas pocas. Pero tenía que reconocer que ahora veía muchas más cosas. “Dichoso tú que puedes cambiar la vista de tu ventana”, le había dicho una compañera para consolarle cuando dejó el consistorio. Bueno, según. Algunas vistas no eran agradables, esos niños y hombres ya mayores rebuscando alimentos entre la basura. No había que irse muy lejos para ver ese otro mundo. Bastaba con quedarse en casa, asomado a la ventana y suspirando de tristeza, autocompasión y un profundo alivio. A una prudente distancia.
IDEAL (La Cerradura), 16/06/2019

domingo, 9 de junio de 2019

Ascensos


El ascenso del Granada a la primera división del fútbol español hace más interesante conocer al próximo inquilino de la alcaldía, pues le dota de atributos redondos como un balón. ¡Pero qué bien va a quedar en el palco con Florentino Pérez! Me consta que esto ha hecho cambiar la estrategia de los partidos y la actitud de los candidatos. Ahora tienen unas energías renovadas para negociar, casi tantas como las de los hinchas del equipo nazarí, que todavía andan celebrando la gesta del presidente John Jiang y de unos jugadores que no nos importa de dónde sean, porque ahora son más granaínos que Chorrojumo. Chorrojumo, rey de los gitanos y señor de los bosques de la Alhambra, murió fulminado por un rayo cuando subía por la cuesta de los palacios. El hombre era un buscavidas, y lo mismo que posaba para Mario Fortuny, vendía a los turistas postales con su retrato. Todo, para no ejercer de herrador. Algo parecido a lo que hacen nuestros políticos actualmente, que suelen dejar la política para las redes sociales, aunque luego demasiados proyectos se queden vacíos de contenido. John Jiang también sería un buen candidato a la alcaldía, pues ha conseguido que la euforia de los hinchas granadinos haya durado casi una semana. Y qué decir de Diego Martínez Penas. Si nos tomásemos la política tan en serio como el fútbol, Granada, como ciudad, ascendería también de categoría. En este mes de junio, marcaremos el día 5 y el día 26 para la historia, pues los hinchas podrán subirse en el AVE para tomar las capitales europeas antes de que el equipo gane la Champions League, que todo se andará. Visto, lo visto, lo mejor será llorar un poco, para compensar. Y para ello, lo mejor es dirigir la imaginación hacia uno mismo, como diría Cortázar, y si esto nos resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mudo exterior, pensemos en Sebastián Pérez, a quien probablemente Onofre Miralles aparte de la alcaldía. Porque no creo que el concejal electo de VOX apoye a quien acaba de denunciar por revelar datos de carácter personal. Y es que el resultado de un partido no se sabe hasta que el árbitro pita el final. ¿Dónde es más arriesgado convertirse en árbitro, en el fútbol o en la política? En los dos ámbitos siempre hay jugadores traicioneros, dispuestos a amañar un resultado. Ante la duda, mejor creer en el Granada. Como diría Diego Martínez, lo hicimos porque no sabíamos que era imposible.
IDEAL (La Cerradura), 9/6/2019

domingo, 2 de junio de 2019

Bicéfalos


Ciudadanos es un partido de derechas, y quizá lo comprendan ahora algunos pseudoprogresistas granadinos al ver que en realidad le han dado su voto a Sebastián Pérez. Porque Luis Salvador aspira a que en el Ayuntamiento haya dos cabezas dignas de estudios morfopsicológicos o un águila bicéfala. “¡Si cabeza tienen!”, dirán. Porque después del paripé de la negociación con el PSOE, ciudadanos pactará con el PP y con VOX para darle la alcaldía a Sebastianico, haciendo caso omiso de las reflexiones de un tipo tan sensato como Manuel Valls, exministro francés y concejal ahora en Barcelona, que ha dicho que al igual que Pedro Sánchez y Albert Rivera han pactado para que socialistas y liberales aíslen a la extrema derecha en Europa y que no accedan a las instituciones, lo mismo habría que hacer en España. Pero es que en España no hay liberales, y tampoco en Granada. Aquí hay una clase política que aspira a prolongar su vida profesional, porque demasiados políticos, si no tuvieran a su partido, no tendrían trabajo. Por eso tienen que tomar partido, aunque sea algo que no tenga nada que ver con los intereses de los ciudadanos –los de verdad- que ingenuamente los han votado. ¿Van a pactar sobre programas? Si fuera así, nos darían igual los nombres y las siglas, pero no es eso lo que se discute, sino el papel que van a asumir uno y otro como cabezas visibles del Ayuntamiento. Porque lo que les importa es figurar, ser cabezas o cabezones, cabezudos en la cabalgata del Corpus siguiendo a doña Fortuna y don Dinero. Que el cuento ya nos lo sabemos, con permiso de Cecilia Bölh de Faber (Fernán Caballero): “Pues señor, vengamos al caso; era este que vivían enamorados doña Fortuna y don Dinero, de manera que no se veía el uno sin el otro. Tras de la soga anda el caldero, tras doña Fortuna andaba don Dinero; así sucedió que dio la gente en murmurar, por lo que determinaron casarse...” Aunque el cuento podría ser otro, si pactasen PP, PSOE y Cs para realizar el proyecto de Granada que prometieron en la campaña electoral. A fin de cuentas, como analizaba Javier Morales esta semana en IDEAL, los programas de los tres partidos coinciden en 15 propuestas, y Cs coincide en 18 tanto con el PSOE como con el PP. ¿Dónde está entonces el problema? Ni Pérez, ni Salvador, ni Cuenca. Que pacten un programa y que con sus votos le den la alcaldía a Antonio Cambril. ¡La Gran Granada real!
IDEAL (La Cerradura), 2/06/2019