domingo, 21 de enero de 2018

Conciencia

Resulta bastante hipócrita la repentina solidaridad que ha despertado el acoso sexual sufrido por algunas actrices de Hollywood por el baboso productor Harvey Weinstein, que ha causado una caza de brujas (y brujos) en todo el mundo. Y no es que me parezca mal denunciar públicamente a los acosadores sexuales, al contrario, pero ¿por qué precisamente ahora? ¿Sólo porque lo hacen personajes públicos? Es en la vida familiar y profesional donde nos jugamos el tipo, y donde se silencian este tipo de actuaciones, que lamentablemente siguen siendo comunes en la casa, en la empresa o en el colegio. ¿Se denuncian a todos los acosadores, violadores o pederastas? ¿Se denuncia al profesor, al jefe o al vecino? La gente parece haber descubierto de pronto su conciencia, cuando la realidad es que ha sido práctica habitual en España silenciar cualquier escándalo sexual, sobre todo si se producía en la Administración pública, en un colegio privado o en una institución religiosa, incluso cuando se trataba de un delito cometido por personas que han traumatizado a generaciones enteras. Lo mismo ha ocurrido en el mundo del deporte que en el de la política. A Gloria Viseras y a las otras gimnastas que denunciaron al exseleccionador Jesús Carballo, las llamaban “marranas y mentirosas”, y en el Congreso de los Diputados hemos visto a Rafael Hernando cachondearse de la relación sentimental entre Irene Montero y Pablo Iglesias, a falta de un argumento mejor. Es como si lo lleváramos en la sangre, pero efectivamente los prejuicios los llevamos en la educación, que sigue siendo esencialmente machista –la publicidad, el cine y los videojuegos son los grandes educadores de hoy-, a pesar de las iniciativas de algunas comunidades autónomas como la andaluza, que a veces rozan el ridículo. Y lo es amenazar a FACUA con retirarle las subvenciones por utilizar el masculino neutro para referirse a los consumidores, según prescribe la Real Academia Española. ¿Para ser políticamente correcto hay que usar términos como “personas consumidoras”, “personas usuarias” o “estructuras no excluyentes”? ¿No estamos excluyendo simplemente un uso racional del cerebro? La pretendida corrección lingüística se está convirtiendo en censura, y la administración está destinando demasiados recursos para fabricar analfabetos. Lo parecen nuestros políticos cuando se esfuerzan en utilizar un lenguaje no sexista, que no es lenguaje, sino tontería. Eso es educar en el machismo. Y un aviso a los machomanes del mundo, ya que estamos con el sexo: si abusáis de la finasterida para que os crezca el pelo, podéis convertiros en Donald Trump. Menuda pandilla de pelotudos.

IDEAL (La Cerradura), 21/01/2018