domingo, 13 de mayo de 2018

Gran Granada


Pues se ve que el alcalde ha salvado a Granada. ¿No habrá por ahí algún político sensato que diga y haga cosas sencillas y concretas? Porque según dónde miremos, Granada puede ser una entelequia, un cajón de sastre o la tierra prometida, por qué no. Un Ayuntamiento gobernado en minoría y que ni siquiera puede aprobar sus presupuestos. Un monumento universal, la Alhambra, que según la Unidad de Delitos Económicos de la Policía ha sido gestionada por un grupo criminal que creó una administración paralela. Un barrio histórico, el del Albaicín, del que se van sus vecinos, acosados por el turismo, que ya apenas permite pasear por el centro. Una ciudad de la que los jóvenes tienen que irse también para poder trabajar, pero a la que el alcalde presume de “haber cambiado el modelo productivo”. ¿Es una broma? Está bien que nos riamos antes de que Cristóbal Montoro intervenga el Ayuntamiento. Es el miembro que falta a la terna formada por Sebastián Pérez, Luis Salvador y el propio Cuenca, que viajan en el camarote de los Hermanos Marx no sabemos adónde, mientras la gente huye al área metropolitana, donde los modelos productivos son los de siempre, pero se vive más tranquilamente, con alcaldes y concejales menos grandilocuentes. Lo mismo sería una buena idea fundir todos los ayuntamientos para crear una Gran Granada, título que tomo prestado de la excelente novela de Justo Navarro. Así tendría más sentido el metro. Y se podrían unir realmente todas las líneas de autobús. Y la gente utilizaría la Vega, que se convertiría en un gran parque, con instalaciones deportivas y huertos ecológicos conectados por un largo corredor verde. E incluso podríamos retomar proyectos megalíticos como el teleférico hasta Sierra Nevada. Si a la ciudad se le sumaran los treinta y tres municipios colindantes, desde Albolote a la Zubia, pasando por Alfacar, Chauchina o Atarfe, tendríamos un único municipio con una superficie de casi mil kilómetros cuadrados y una población de quinientos treinta mil habitantes, suficientes para traer el AVE a rastras o declarar la independencia. Cada pueblo sería un distrito gobernado por asociaciones de vecinos, y nos ahorraríamos cientos de cargos públicos. El aeropuerto tendría conexiones con todo el mundo, y habría cientos de empresas tecnológicas y biotecnológicas donde trabajarían nuestros estudiantes universitarios. Estoy soñando, lo sé. Pero quizá así lográramos ser una ciudad digna de las declaraciones de nuestros políticos, que parecen gobernar reinos que no son de este mundo, aunque estén pagados con algo tan material como los tributos de los ciudadanos.
IDEAL (La Cerradura), 13/05/2018