domingo, 6 de mayo de 2018

Vengadores


La actualidad se ha convertido en una película de superhéroes, “Vengadores: Infinity War”, el estreno cinematográfico más taquillero de la historia. Los medios de comunicación hablan de una guerra entre jueces y políticos, que se mueven según las demandas de los ciudadanos, protagonistas de “La jauría humana”, otro título cinematográfico. Y está también la Patrulla X, formada por psiquiatras y psicólogos, que no han querido mantenerse al margen, porque “El mundo está loco, loco, loco”, una buena comedia. De pronto, la sociedad ha perdido el respeto por la ley, que es la base de la democracia. Y los ciudadanos –hombres, mujeres y demás superhéroes- han empezado a luchar entre sí en una mediática “Civil War”, el cómic más valorado de Marvel y preludio de la batalla final contra el malvado Thanos. Y Thanos es la sinrazón, las decisiones poco meditadas y las iniciativas legislativas que se ponen en marcha a golpe de tuit, de las manifestaciones o de las descalificaciones e insultos. Todos los partidos políticos se han vuelto populistas. E incluso los medios de comunicación han renunciado a ofrecer una información rigurosa y se han abandonado al sensacionalismo. El juicio y la sentencia a “La Manada” es un síntoma. Primero por la autodenominación que se dan sin sonrojo a sí mismos cinco individuos descerebrados, que carecen de cualquier principio ético. Después, por su puesto, por su comportamiento en unas fiestas, las de San Fermín, que no se diferencian sin embargo de otras muchas celebraciones en España, donde se fomenta la borrachera pública y el destrozo del mobiliario urbano, las manadas de toda índole por las calles haciendo sus necesidades en cualquier sitio, en la calle o en los portales, donde también se viola. Luego está la sentencia, claro, discutible y recurrible, pero que ha condenado a esos energúmenos a nueve años de prisión. Y está el ministro de Justicia, que se permite descalificar a un juez que emite un lamentable voto particular, sí, pero para el que ya piden la misma pena que para los condenados. Quizá haya que reformar el Código Penal. No lo sé. Pero resulta también preocupante esta caza de brujas auspiciada por lo políticamente correcto, y que los medios se lancen a escarbar en los fallos judiciales y a generar alarma social –otro ejemplo- porque se ha puesto en libertad a Gregorio Cano, conocido como “el violador de la Verneda”, después de cumplir veinte años de cárcel. Es preferible ponerse en manos de un juez que de otra manada de vengadores.
IDEAL (La Cerradura), 6/05/2018