domingo, 6 de enero de 2019

Reyes


En Granada parece no haber transcurrido el tiempo. Algunas personas siguen viviendo en la Transición democrática, o en la guerra civil, otras quedaron ancladas incluso varios siglos atrás, en 1492, entre cardenales y Reyes Católicos que querían construir un nuevo mundo. Esta semana, en la plaza del Carmen, se intercambiaban vivas a la República y saludos fascistas y se repartían banderas de España, a la que de nuevo le profesamos amor fanático.  La misma semana en que el prior del Valle de los Caídos ha negado el acceso al Gobierno para exhumar a Franco. La España del año 2019 no se diferencia tanto de la de 1936. Vuelven a existir bandos que se insultan en la calle y muestran el mismo desprecio por los valores democráticos. Pero uno puede cerrar los ojos ante el fango de la actualidad y volver a abrirlos mientras da un paseo por la costa, plena de luz, y sentir la bendición del calor de este sol de enero. Ver cómo ese músico monta el amplificador de su guitarra eléctrica y canta “Sacrifice”, de Elton John, y algo empieza a removérsete por dentro. Disfrutar con la alegría del niño que estrena su bicicleta en el paseo marítimo y que podrías ser tú, porque es muy fácil retrotraerse a los momentos más felices de la vida y revivirlos como si ocurrieran hoy. Preguntarte cuándo perdiste esa manera de aprehender la existencia sin que nada importase. Porque nada importa en realidad y tú puedes seguir siendo ese niño que sólo se preocupa de vivir el momento presente y que hoy se ha levantado con la ilusión de abrir por fin su regalo de Reyes. Frente al azul de este mar la felicidad resulta inevitable. Y puedes ser como ese turista despreocupado que sólo piensa dónde comerá hoy, si tomará un par de currucos y tal vez un pescado al horno regados con un vino blanco en un restaurante. Quizá serías capaz de bañarte o de tirarte desde el peñón, como cuando tenías catorce años, o caminar hasta esa cala que te gustaba tanto, tumbarte al sol como a esa mujer a la que no le importa mostrar las arrugas de los años. Escribir, como Miguel de Unamuno, “Agranda la puerta, padre,/ porque no puedo pasar;/ la hiciste para los niños,/ yo he crecido a mi pesar./ Si no me agrandas la puerta,/ achícame, por piedad;/ vuélveme a la edad bendita/en que vivir es soñar”. Pero no estas pesadillas que se repiten en las calles de Granada cada mes de enero.
IDEAL (La Cerradura), 6/01/2019