domingo, 21 de octubre de 2018

Emprendedores


Los planes del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de subir el sueldo mínimo a 900 miserables euros, han chocado con los profesionales autónomos, que temen ver incrementado el coste de las cotizaciones sociales de sus trabajadores. Hasta tal punto ha llegado la precariedad laboral, que el millón de empleadores autónomos que hay en España amenazaba con salir “a la economía sumergida”. Hace tiempo que perdimos la dignidad en la ordenación del mercado de trabajo, que va camino de convertirse en una ignominia. Una ignominia que se gesta en foros públicos, empresariales y universitarios donde se anima a nuestros jóvenes a convertirse en “emprendedores”, es decir a autoemplearse, porque, por lo visto, el mercado laboral ya no les puede ofrecer un trabajo ni un salario dignos. Así, se les anima a convertirse en buscavidas, que es otra manera de llamar a los pobres, que no pueden permitirse emplear a nadie con un sueldo de 900 euros, con el que hoy en día apenas se puede vivir. Qué sociedad más mezquina estamos haciendo. Absolutamente insolidaria. Y el peor ejemplo lo dan las Administraciones públicas. Las comunidades autónomas han sido incapaces de ponerse de acuerdo para acoger a los MENA que ya no caben en los centros de Andalucía, Ceuta y Melilla. Menores Extranjeros No Acompañados que son tan buscavidas como tendrán que serlo todos los jóvenes (hayan nacido aquí o no), pero que desde luego están mucho más curtidos en eso de buscarse las habichuelas e incluso jugarse la vida para saltar una valla o cruzar el Estrecho y que darían un brazo por la mitad del sueldo mínimo. Es como un circo romano donde hay que pelearse por las migajas de una sociedad dirigida por unas élites que encima insultan la inteligencia de esos jóvenes que tendrán (si pueden) que mantenerlas a ellas en el futuro. Emprendedor o MENA son términos tan vacíos de contenido como los bolsillos de la gente que tiene que llevarlos puestos como estigmas de una sociedad fracasada. ¿Adónde va la riqueza generada por trabajadores, autónomos y PYMES? “La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas”, escribió Karl Marx. Y su primo Groucho, más jocoso, añadió: “Fíjate en mí. Me he esforzado para llegar de la nada a la pobreza extrema”. Una frase que, lamentablemente, pueden suscribir demasiados emprendedores. Pero los responsables de esta política también prefieren a Groucho: “Estos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros”. Nos conformaríamos con que sólo aplicasen los principios generales del derecho.
IDEAL (La Cerradura), 21/10/2018