domingo, 7 de octubre de 2018

Humo


En una sociedad que persigue ya abiertamente a los fumadores y cuya obsesión por la vida sana raya en un delirio sobre la vida eterna, llama la atención la permisividad que existe con la contaminación de nuestras ciudades, cuyo aire, en según qué calles, es irrespirable. Granada, como otras metrópolis, se levanta algunos días con un sombrero de polución semejante al hongo provocado por una bomba. Dióxido de carbono (NO2) y partículas (PM10) que inhalan todos los que caminan por la calle, deportistas o no. De hecho, la mala calidad del aire granadino sólo es comparable a la de ciudades industriales como Madrid o Bilbao. Pero con la industria automovilística hemos topado, y con una concepción urbanística que parece hecha por viciosos del Scalextric. En una ciudad tan pequeña como la nuestra hay quien no renuncia a coger el coche para hacer la compra, y la gente prefiere acudir al Nevada o a cualquiera de los centros comerciales que asolan la Vega que darse una vuelta por el barrio o por el centro histórico. Porque la ciudad debería ser peatonal, desde el Albaicín al Camino de Ronda, y reservar las calles para el transporte público. Que haya familias con tres o cuatro coches resulta ridículo y, más que subir los impuestos especiales sobre los combustibles o los tributos medioambientales, habría que gravar los artículos de lujo, que son los innecesarios. Este Gobierno, como han solido hacer los gobiernos anteriores, anuncia un “Plan Renove” de la flota automovilística para el año 2020, con el objetivo de sustituir los vehículos más antiguos por otros más modernos y menos contaminantes. Se estudian ayudas para las personas con menos recursos para que se compren un nuevo coche e incluso “vehículos alternativos”. ¿Y no deberían darles la misma ayuda a quienes renuncian a poseer cualquier vehículo? Incluso podría subvencionarse el transporte público para que sea gratuito. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho esta semana que se ha animado a la industria automovilística a trabajar en innovación para sacar al mercado coches híbridos y eléctricos menos contaminantes y asequibles para los ciudadanos. Y ya me imagino las sonrisas de los dueños de las grandes marcas de coches alemanas investigadas por falsear los informes sobre la contaminación de los vehículos, mientras se fuman un puro. Y recuerdo un poema de Justo Navarro, titulado “Sobre las causas del hundimiento del III Reich”, que termina así: “Novias de blanco un cigarrillo/ encendían: el placer sumo./ Y entonces se volvió amarillo/ Berlín, ahogado por el humo”.
IDEAL (La Cerradura), 7/10/2018