domingo, 2 de septiembre de 2018

Verano perpetuo


Mientras la mayoría de las personas ha contado las semanas del mes de agosto que ya se fue, hay algunas que continúan viviendo cada día como si fuera el último. Las encuentras rara vez en la ciudad, pero si decides dar un paseo hasta la fuente del Avellano, por ejemplo, y te adentras en la foresta, puedes hallar algún rastro de ellas: una manta, una botella o un bañador puesto a secar en una rama cerca del río. Incluso puedes toparte con esa persona que hace yoga en un claro del bosque, desnuda de felicidad. Y el caso es que el joven –de unos treinta años, alto y fibroso, pelo largo, rubio y rizado y una barba como la de Robinson Crusoe- tiene pinta de inglés huido del Brexit, pero su “buenos días” suena más castizo que el tuyo, y tú te sientes más desnudo que él, pues has interrumpido sus meditaciones. Y es que todo es una cuestión de actitud, y así, mientras te acercas a la orilla del río a refrescarte la cara dudando de si quizá termines despertándote en la cama, el joven saca un cepillo del interior de un árbol seco y empieza a barrer el suelo. “Vale”, te dices, “es simplemente un tipo en pelotas limpiando un roal del campo, que es como su salón. Tú échate más agua”. Tampoco debes preocuparte. No te llamas Viernes y Robinson sigue barriendo su casa, e incluso el recuerdo de que tú hayas pasado por allí, como un fantasma. Él vive en perfecta armonía con el entorno y eres tú quien tiene que deshacer el recorrido y regresar a la ciudad y a la bendita realidad. Eres el que debe mentalizarse durante el trayecto de que, aunque siga haciendo calor, el verano se ha acabado para ti, porque mañana tendrás que volver a la oficina. Eres el que tiene que sobreponerse al nudo que se te hace en el estómago de tan sólo pensarlo y a las ganas de gritar que odias el mes de septiembre y los domingos en que se acaban las vacaciones, esos días que llegan siempre demasiado pronto o demasiado tarde. Y esta noche, cuando inevitablemente te vayas a dormir y planees agónicamente la agenda de la jornada siguiente, te acordarás del cabroncete que te encontraste por la mañana en mitad del campo, un loco, sí, un tipo ridículo quizá, despojado de dinero y de ropa y que ha hecho suyo un trozo de la naturaleza; pero que vive tan libre como despreocupado un verano perpetuo.
IDEAL (La Cerradura), 2/09/2018